OCAÑA D.F. | Plaza Real

jueves, 26 de marzo de 2015

La nueva aventura mexicana de Ocaña se llama D.F.


Si te gusta descubrir lugares únicos tanto como a mi, estoy segura de que habrás oído hablar del espacio multi experiencial Ocaña ubicado en la Plaza Real de Barcelona.

Sin embargo, muy probablemente todavía no conozcas su nueva apuesta Ocaña D.F. y ese es mi objetivo de hoy ;) mi hotspot número 100 ni más ni menos.. que se dice pronto verdad?

Me hace especial ilusión hablaros de Ocaña y sus diferentes ambientes donde podréis disfrutar de su terraza cuando lleguen los primeros rayitos de sol, su restaurante café, su especialmente bella coctelería en la planta inferior llamada Apotheke y el Club (en estos momentos cerrado)

La Plaza Real es uno de los rincones más emblemáticos de nuestra ciudad y a pesar de sus décadas de controvertida decadencia, hace años que lucha por recuperar todo su esplendor. 
No sólo en cuanto a su arquitectura digna de admirar por cualquier transeúnte si no también por el creciente número de nuevos locales que se dan cabida en ella, respetando su lado más canalla y bohemio pero aportando la calidad que todos los barceloneses ansiábamos encontrar.

Así nace El Ocaña, inspirado en José Pérez Ocaña, máximo defensor de la libertad y la sexualidad sin tapujos durante la difícil época de la transición, un artista singular al que también le gustaba vestirse de travesti y del que os invito a ver el documental realizado por Ventura Pons.

Mucho podría contaros de este espacio multidisciplinar porque no es sólo un local, es arte, ideología, sentimiento de libertad, locura, amor por la decoración y la preservación de su arquitectura como tan bien han sabido plasmar entre sus coloridas paredes Humberto Spíndola y el graffitero Gerard Zlotykamien.. y todo eso me encanta, porque comer es cultura y si es en un lugar cargado de valores e historia siempre me resulta mucho más interesante.

Ocaña D.F. se nutre de la mente creativa del chef Martín Shanninger, el cuál ha querido transmitir un nuevo e irreverente concepto de la cocina mexicana, fusionando platos tradicionales como los tacos, el tiradito o el ceviche con aportes de nuestra cocina mediterránea y múltiples reminiscencias peruanas.

Un mejicano que busca diferenciarse de todos los demás y en mi opinón, lo ha conseguido.


Merecida importancia tienen en Ocaña D.F. sus cócteles, más de 30 oportunidades para degustar un buen Tequila y en especial su Mezcal, una bebida alcohólica tradicional de méxico elaborada de manera artesanal.

Decidimos empezar la noche con los siguientes brebajes aptos para valientes dispuestos a disfrutar la noche ;))

Un Conejo Muerto, hecho con marca negra Espadin Mezcal, sirope de zanahoria al curry, lima y piel de naranja con un punto amargo (se que habéis adivinado que es el de la zanahoria de Bugs Bunny)

Y yo, un Miss Paloma 2014 Tijuana (a ver si se me pegaba algo jajaja) realizado con tequila blanco, aperol infusionado con frambuesa, néctar de Agave, pomelo rosa, lima, soda y sal de gusano.

Los dos muy ricos y fuertecitos, perfectos para acompañar la cena, una tradición que me traje de Brasil con sus riquísimas caipirhinas y que de vez en cuando voy implementando en mi tierra porque yo todo lo que me gusta, me lo quedo!


Decidimos compartir todos los platos y por supuesto algunos de lo más tradicionales no podían faltar.

Para acompañarlos nos sirvieron una salsa roja de chiles picantes y otra de tomates verdes, como nos encanta que todo sea bastante hot no nos despegamos de la cocacola colorada.


Empezamos con unas quesadilla con setas, rajas de chile y guacamole buenísimas que devoramos casi sin darnos cuenta.


Le siguió el indispensable Taco de pollo pibil con cebolla encurtida que no podía estar más rico!! 

Buenísimo.


Por innovar un poco, nos dejamos llevar por las indicaciones del camarero, por cierto en todo momento super atento con nosotros y probamos la causa rellena de alcachofa, huevo de codorniz y mayonesa de alcaparras.

Se elaboran con patata amarilla por su textura muy suave y es un plato típico limeño, me pareció muy original porque nunca lo había comido antes y nos encantó su sabor.


Nuestro plato fuerte fueron las costillas de cerdo ibérico "al pastor" con esquite, alioli y piña.

Especial hincapié en este plato que nos conquistó (y no por la vista la verdad ya que el condimento con el que se sirve se vuelve negro carbón) pero sí por su sabor y su textura tierna que se deshacía en la boca, nos pareció el summum de la cena. 

Delicioso!


Los postres no cobran demasiada importancia en la carta del D.F. sin embargo sus dos únicas propuestas me resultaron originales, sorprendentes y muy especiales.

Por un lado un flan de chocolate con café, coco y banana, con predominio del potente sabor a café y una textura cremosa perfectamente conseguida, combina muy bien con el dulce del plátano y las láminas crujientes de coco deshidratado.


Pero sin duda me encantó la nube de vainilla con almendra y flor de Jamaica.

Un postre de apariencia insólita ya que se presenta como una montañita un tanto amorfa de suavísima textura y crunch exterior.

Lo mejor: su corazón helado de flor de jamaica, nunca antes la había probado y me recordó al sabor de las frutas silvestres.

A pesar de su imponente tamaño no dejamos ni los restos, muy muy rico!


Finalizamos la velada con unos chupitos de Mezcal ( y sus 47 grados!! ) acompañado de rajas de naranja fresca rociados con sal de gusano.

Y sí, este nombre no es un juego de palabras no... es una sal que suele maridar con este potente licor, su sabor es parecido al de la sal tradicional pero de mayor intensidad y lo más curioso del tema es que procede de una tradición milenaria donde se extraen los gusanos de las plantaciones de ágave, se dejan secar y se muelen junto a una mezcla secreta de chiles. 

Un producto único y ancestral que aporta ese matiz tan especial al Mezcal.


Espero que os haya gustado mi nuevo descubrimiento y que muy pronto paséis a visitarlo, hasta la semana que viene ITers!!


  • Por qué hay que ir? por una interesante mezcla de razones, gastronomía, arquitectura, ambiente, cócteles...
  • Moraleja a veces uno no de la importancia al nombre de un local y cuando se da cuenta de su significado todo cobra sentido, gracias por la fantástica charla que compartimos!
  • Precio aproximado unos 70 euros por pareja, solemos relacionar algunas comidas internacionales con precios muy económicos, en este caso no puedo considerarlo un restaurante barato pero creo que toda la experiencia en su conjunto bien merece su precio
  • Volvería? sin dudarlo, es más en cuanto pueda me escapo a brindar en su Apotheke ;)
  • Ubicación


OCAÑA D.F.
Plaza Real 13,14,15
Barcelona
08002
93 676 48 14

2 comentarios:

  1. Parece que la cocina mexicana empieza a popularizarse entre nosotros, y cuando hablo de cocina de ese país me refiero a algo más que los nachos con guacamole... Albert Adrià ya apostó por ello, pero es bueno que salgan otras opciones también muy recomendables sin que suba tanto de precio!!!. Anotamos ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi personalmente me gusta mucho la cocina mexicana así que estoy feliz con estos nuevos locales tan ricos y coloridos!!!

      Eliminar